La retención y atracción de talento es una de las claves para el éxito de cualquier organización.

A medida que el mercado laboral se vuelve más competitivo, es fundamental que las empresas desarrollen estrategias para encontrar, motivar y retener a los mejores profesionales. La retención de talento se refiere a la habilidad para atraer y mantener a los profesionales más aptos y comprometidos con la empresa.

Esto se logra a través de programas de incentivación, planes de desarrollo de carrera, seguridad laboral, oportunidades de crecimiento, ambiente de trabajo positivo, entre otros.

Estas estrategias aseguran que los mejores profesionales permanezcan en la empresa y mejoren el desempeño de la misma. Por otro lado, la atracción de talento se refiere a la habilidad para encontrar y contratar a los profesionales más adecuados para cada puesto.

Esto se logra mediante la difusión de la cultura de la empresa, la identificación de la marca, la oferta de paquetes de compensación atractivos, el desarrollo de planes de carrera prometedores, entre otros.

Estas estrategias permiten atraer a los mejores profesionales y asegurar que la empresa tenga siempre los mejores recursos para cumplir con sus objetivos.

Tener una estrategia clara y establecida para atraer, motivar y retener a los mejores profesionales es clave para el éxito y la supervivencia de la empresa en un entorno cada vez más competitivo.

Disponer de una plantilla estable en el tiempo ayuda a las empresas a afrontar proyectos a largo plazo con mayores garantías de éxito. La retención de personal debería ser, pues, una prioridad estratégica.

Cuando una  empresa se dispone a acometer un proceso de selección, es habitual que vuelque una gran cantidad de Recursos Humanos y económicos en tan sensible trámite. Sin embargo, este esfuerzo podría ser baldío si, con posterioridad a la incorporación de los nuevos empleados, no se pone el mismo interés en mejorar la retención de personal o lo que es lo mismo, frenar la fuga del talento.

La retención de empleados supone una ganancia de competitividad y productividad en comparación con las empresas que presentan altos niveles de rotación de personal.En ello influyen tanto los trastornos operativos derivados de la inestabilidad y los cambios en la plantilla como la falta de compromiso de los trabajadores. Retener el mejor talento es una gran inversión de futuro.

Veamos a hora algunas estrategias para retener el talento humano que toda organización debería considerar entre sus políticas internas:

  •  Aclara expectativas desde la contratación
  • Contrata los perfiles adecuados al perfil, valores y cultura de la empresa
  • Gestiona adecuadamente las relaciones entre jefes y empleados
  • Escucha diversos puntos de vista
  • Apoya el desarrollo del talento interno
  • Genera un ambiente laboral justo y de respeto hacia todos
  • Motiva a los empleados a la capacitación continua
  • Permite que los trabajadores crezcan
  • Reconoce el aporte de todos
  • Apuesta por la flexibilidad laboral
  • Muestra agradecimiento

Aprender a retener el talento humano significa apostar por el desarrollo del empleado, y también generar las condiciones laborales como para que este no se sienta tentado a abandonar el barco, porque sabe que no encontrará algo parecido en otro lado. Es hacerle saber que es una persona valorada.

atracción del talento